07 julio, 2009

Ante la dilación del TC

CATILINA O EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

Quo usque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?
Quam diu etiam furor iste tuus nos eludet?
Quem ad finem sese effrenata iactabit audacia?

¿Hasta cuándo, Catilina, abusarás de nuestra paciencia?
¿Hasta cuándo esta locura tuya seguirá riéndose de nosotros?
¿Cuándo acabará esta desenfrenada audacia tuya?


Cicero
, Primera Catilinaria

Ante la gravedad de los hechos, FTF se sale de su campo habitual de opinión: transporte, economía y negocios, a sabiendas. El Tribunal Constitucional lleva más de dos años sin pronunciarse en sentencia acerca de la constitucionalidad o no del Estatuto de Cataluña, mientras su aplicación tácita por parte de la Generalidad da carta de naturaleza a hechos que pueden, de pleno, ser inconstitucionales. Entre otros, nada menos que el derecho constitucional a recibir educación en español, la lengua oficial del estado. Es inaudito que un tribunal, última instancia valedora en la defensa de derechos constitucionales, se permita dilación tal para dictar sentencia. Uno de los derechos de los ciudadanos en, valga la redundancia, un estado de derecho es disponer de una justicia, vuelva a valer la redundancia, justa y pronta. El segundo requisito ya no es posible. El primero ..., por el cariz de los hechos, lo dudamos. Tampoco es de recibo que la presidenta de tan alta magistratura se permita declarar a los medios algo así como que la sentencia debe dar satisfacción a todas las partes. Señora presidenta del tribunal constitucional, a eso se le llama pasteleo. U otra cosa peor, porque contentar a todas las partes es, metafísicamente, un imposible. Parece mentira que le tengamos que recordar unos vulgares ciudadanos cuál debe ser el fin de cualquier sentencia y de la sentencia que deben dictar: la sentencia sólo debe dar satisfacción a la Constitución, mediante su salvaguarda y hacer que se cumpla, tanto por autoridades, como por los ciudadanos. Los tribunales, y el constitucional el primero, están para aplicar las leyes, no para contentar y satisfacer a nadie. Mucho nos tememos que si no con nocturnidad y alevosía, sí con "juli-agostitis" y "vacacionitis" la sentencia se haga vergonzantemente pública. Srs magistrados del tribunal constitucional -designados a dedo por los partidos políticos- ya se han pasado uds algunos pueblos, no prolonguen todavía más su ignominia y dicten justicia. O al menos sentencia ¿Es mucho pedir? Creemos que va siendo su obligación.


2 comentarios:

Jon dijo...

Cada vez da más asco el tufillo derechoso pepero de este blog. ¿Por qué no os ceñís al transporte y a los ferrocarriles y no os metéis en donde no os han llamado?

Y si vais a hablar de algo, documentaros igual de bien que lo hacéis para cuando hablais de ferrocarriles. Y os leéis el último informe educativo PISA donde veréis que los niños vascos que estudian en euskera y los catalanes que estudian en catalán son los que mejor hablan castellano de todo el Estado.

FTF dijo...

Estimado lector Jon,

En FTF afortunadamente no tenemos prejuicio alguno sobre nuestros lectores ni juzgamos, un decir, su tufillo nacionalista o fascista o del tipo que sea, por poner un ejemplo. No nos da de comer ni el PP, ni el PSOE, ni el PNV ni el PSC, ni solemos opinar sobre estas cosas, salvo cuando la gravedad de determinados hechos lo requiere.En FTF defendemos la Constitución española vigente, en este y otros temas, cosa que deben hacer con mucha más razón los jueces, magistrados y autoridades, que han hecho dejación de sus funciones tanto el Tribunal Supremo como el Constitucional, donde hay jueces puestos por el PP, el Psoe, Ciu, etc.
Nos congratulamos mucho con el aventajado nivel de los niños vascos y catalanes en el manejo del español. Pero nosotros no hablábamos de ello en nuestro post. Sólo en cumplir y hacer cumplir la Constitución. Nos guste ésta más o menos y por lo que se deduce de sus palabras, a ud, parece que poco. Lo cual es muy legítimo.