07 junio, 2008

La manos negras del petróleo


¿Por qué sube el petróleo?


Por
José Enrique Villarino
Economista


Hay casi tantas explicaciones como analistas, pero casi todas las respuestas son imposibles de contar al pescador que a estas horas se manifiesta en la Coruña, o al transportista de Moratilla de Tajuña, o al agricultor de Villacañas, o al ama de casa, o al trabajador, con empleo, y mucho más, sin él . Las respuestas son de esta guisa: desajustes entre la oferta y la demanda, movimientos especulativos de las empresas distribuidoras, impacto de las guerras en las principales zonas productivas, y así, en este plan. Yo creo que es, sobre todo, la voluntad de los más poderosos de este mundo para que esta situación se mantenga. ¿Cómo se puede hablar de desajuste entre la producción y la demanda, cuando de un día para otro el precio se incrementa hasta en 11 $ el barril? ¿Hay tanto desajuste de oferta-demanda de un día para otro? Otros arguyen que si las nuevas potencias emergentes, China e India, al multiplicar su demanda, desbordan la capacidad de crecimiento de la oferta. ¿Pero, ello se produce también de hoy para mañana? No llego a entender como sesudos analistas de los equipos económicos de las principales agencias estadounidenses y europeas y los asesores de los grupos financieros multinacionales, dicen, y se quedan tan panchos que son desajustes del mercado. ¿Es qué el mercado energético es un mercado competitivo y liberalizado? Más bien es un oligopolio de muy pocas, seis o siete, grandes petroleras que fijan el precio a su albur y a los que nadie se atreve a toser. ¿Quién compite con quién? Los grandes trust o cárteles se ponen de acuerdo en el precio, y punto. Sea del Brent, el Texas, etc. Hablar de desajustes en este tipo de mercado es, por tanto, un sarcasmo. Son lentejas … Parece claro, también, que las grandes distribuidoras especulan con los precios.


Y los estados ¿qué me cuentan de los estados? Pues resulta que las subidas de precios les sientan muy, pero que muy bien ya que al ser –caso de España- el 70% del precio final impuestos, pues cuanto más sube el precio, más recauda el Gobierno. Y me pregunto ¿Por qué el Gobierno no decide verse afectado al igual que todos nosotros y renunciar a una parte de la recaudación para amortiguar las subidas a los ciudadanos? Señores Presidente y Mtrº de Economía: no vale la milonga de que todos los males son del encarecimiento del crudo y que uds no pueden nacer nada. El llamado “pico del petróleo”, el máximo posible de producción todavía no ha llegado, pero no está muy allá. A partir de ahí la producción va a declinar porque los nuevos hallazgos serán menores que los incrementos de consumo y, a partir de ahí, vendrá el reparto del cada vez más menguado trozo de la tarta y el sálvese quien pueda y a quien dios se la de, san pedro se la bendiga. No quiero ni pensarlo.

Al grano. Uds, señores del gobierno, sí pueden hacer cosas para contrarrestar las subidas del petróleo:

A corto plazo: absorber parte de las subidas, con cargo a la exagerada parte fiscal del precio final; medidas de racionalización del consumo, evitando el despilfarro, primero del sector público; liberalizar el mercado –eso quiere decir quitar trabas-; concertar las subidas con las principales petroleras –REPSOL y CEPSA, etc, o bien, si no es el caso, gravar más sus beneficios -. A más largo plazo: empezar, YA, a construir un nuevo modelo energético. Basado en la energía solar y nuclear. Entre ud y yo sr Presidente, lo de que no hay agua en España para refrigerar nuevos reactores, no lo supera ni Gila (q.p.d.). He trabajado 15 años en una ingeniería y he consultado a los nucleares y el descojono ha sido mayúsculo. A su ministro de Econo…¿qué?, déle un codazo y a ver si se despierta, que le pasa lo mismo que a mi antiguo presidente, que sestea en los comités y en los consejos de administración. Hay otro fenómeno de parecido corte que es el sr Trichet, ínclito presidente del Banco Central Europeo, al que alguien por encima de él – lo malo es que no hay nadie- debería cesar por nefasto e incompetente. De éste otro fenómeno, hablamos otro día.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo con usted en varios puntos:
- El origen de la subida del precio de la gasolina. Está subiendo con bajada de stocks. Por tanto no hay especulación; hay consumo. Como todos sabemos, cuando la demanda sube más que la oferta, los precios suben. ¿Sabía usted que Indonesia deja la OPEP porque ya no es exportador? Su producción se la consume todita.
- El precio de la gasolina debe recoger las subidas del mercado para que el consumidor interiorice la subida y sirva de estímulo a consumir menos vía usar transporte público, esquilmar menos los recursos marinos, viajar menos en coche, etc. La subida de la recaudación por combustibles podría destinarla el gobierno a apoyar el transporte público, las energias alternativas, cria sostenible de recursos marinos, etc.
- Trichet. No es serio descalificar a alguien sin decir de que se le acusa (muy malos recuerdos me trae). En mi opinión Trichet lo está haciendo MUY bien. ¿Por qué? Porque está luchando contra la inflación y resistiendo las presiones pupulistas y cortoplacistas de algunos políticos para que baje tipos y nos de pan para hoy y hambre mañana. Como importantes economístas han demostrado con rigurosisimos estudios, etre ellos el nobel Phelps, la inflación tiene un impacto negativo sobre la actividad económica y empleo.

Eso sí, lo del agua para los reactores nucleares, de risa.

J. Enrique Villarino dijo...

Estimado anónimo.
Gracias por sus comentarios.
Vamos por partes:
En una declaraciones a la prensa de esta misma mañana de Carlos Slim el magnate mexicano a la pregunta de qué sectores huiría contesta: "...lo que me preocupa es la gran especulación que hay con las commodities (materias primas) que han creado una burbuja especulativa no sólo en el petróleo, sino también en los alimentos. Esa especulación es la que se debe evitar.Así como se han dado créditos subprime, hay mucha especulación con las commodities y petróleo, con muy poca garantía." Este señor tiene plataformas petrolíferas y sabrá de qué habla.

En el post también se defiende la lucha contra el despilfarro energético pero no debe ser corolario principal política de lucha contra los incrementos de precios. Algo así como el dicho "para que se joda el sargento, no como rancho". Para que bajen los precios, consumo de subsistencia, o casi. Efecto real sobre los precios, sobre otros aspectos sí, muy, muy pequeño.

Este economista, como todos, odiamos la inflación como el peor impuesto de los ciudadanos economicamente más débiles. Pero, algunos, discrepamos de determinadas políticas económicas que todo lo basan en tipos altos. El sr TRICHET se ha mostrado un paladín de ello. Como Solbes, como Solchaga, etc y así nos ha lucido el pelo a los europeos en los últimos 30 años y en especial a los españoles con nuestros mostrencos ministros de economía. Los tipos bajos posibilitan crecimiento. Otra cosa es el uso que el sistema financiero hace de los tipos bajos en su insaciabilidad, a costa de los incautos ciudadanos.
Al sr TRICHET no le hemos descalificado gratuitamente ya que avanzábamos que ese tema lo dejábamos para otro día. En cualquier caso, no creo que nos lea para poder defenderse. El duro peso de la fama y el ser un cargo público es arrostrar críticas, no todo van a ser prebendas.Las críticas, justificadas, como decíamos, otro día, aunque en este blog ya hemos tratado este tema.
Un atento saludo
JE Villarino

7:36 PM

Anónimo dijo...

LA INEXISTENTE BURBUJA DEL PETROLEO - El País Negocios del domingo pasado

http://www.elpais.com/articulo/semana/inexistente/burbuja/petroleo/elpepueconeg/20080608elpneglse_4/Tes/

José Enrique Villarino dijo...

Ya había reparado cuando recibí su comentario que éste estaba influido por la lectura del artículo de Paul Krugman del diario El País al que ud cita. En algunas cosas estoy de acuerdo con ese artículo. Con otras no. Hay un pequeño problema y es que PK es neoliberal en política, pero no así en economía. En economía este señor, al que por otra parte admiro, es neokeynesiano y estas cosas como la especulación de los mercados, las volatilidades y otras sutilezas, no están incorporadas en el modelo del insigne economista de la escuela de Bloomsbury. En su descargo, hay que decir que esta insuficiencia del modelo keynesiano no es tanto una pata coja del modelo como una herencia de la influencia del modelo neoclásico en Keynes.
Muchas gracias y un saludo

Anónimo dijo...

Pues porque cada vez somos más gastando petróleo. En nuestras ciudades cada vez hay más y más coches por todas partes y en China están cambiando bicicletas por coches a toda pastilla.

josé enrique villarino dijo...

ANÓNIMO, este argumento ya lo has citado. Pero alguien me tiene que explicar lo siguiente: de Enero a Mayo de este año el precio del crudo se ha incrementado en un 37%, ¿El incremento del consumo en occidente y de China e India ha crecido en igual cuantía en dicho período?