28 marzo, 2008

Mentor de numerosos premios Nobel de economía

Von Mises y el ferrocarril

Por
José Enrique Villarino
Economista

Conviene traer a colación estas líneas del economista liberal, padre de la escuela austríaca, Ludwig Von Mises sobre el ferrocarril, que hemos rescatado de una serie de seis conferencias dictadas en Buenos Aires en 1959 bajo el título "Política Económica. Pensamientos para hoy y para el futuro". Leído con los ojos de hoy estas líneas están llenas de actualidad. Ya advertía VM -ojo, año 1959- de que el ferrocarril de viajeros -en su edad de oro- había dejado de ser un monopolio y que la estrategia de su supervivencia descansa en la calidad, en una premonitoria visión cliente que él dice "habilidad de servir a la gente mejor que cualquier otro modo de transporte". De igual forma se adelanta a la moderna versión de la estrategia competitiva denominada el Océano Azul de W. Chan Kim y Renee Mauborgne al afirmar que la libertad de competir no escopiar y hacer lo mismo que los competidores sino hacer cosas nuevas, distintas. Innovar. En resumen, unas líneas breves pero deliciosas y llenas de enjundia.

Cincuenta o sesenta años atrás se decía en casi todos los países capitalistas que los

ferrocarriles eran demasiado grandes y demasiado poderosos; que tenían un monopolio;

que era imposible competir con ellos. Se alegaba que, en el campo del transporte, el

capitalismo ya había alcanzado una etapa en la que se había destruido a sí mismo, ya que

había eliminado a los competidores. Lo que la gente pasaba por alto era el hecho que el

poder de los ferrocarriles dependía de su habilidad en servir a la gente mejor que cualquier

otro método de transporte. Desde ya habría sido ridículo competir con uno de estos

grandes ferrocarriles construyendo otro ferrocarril paralelo a la antigua línea, ya que esta

antigua línea era suficiente para dar servicio a las necesidades existentes. Pero muy

pronto vinieron otros competidores. La libertad para competir no significa que se puede

tener éxito simplemente imitando o copiando con exactitud lo que algún otro ha hecho. La

libertad de prensa no significas que se tiene el derecho de copiar lo que otra persona ha

escrito y así obtener el éxito que esta otra persona ha ganado merecidamente en razón de

sus logros. Significa que se tiene el derecho de escribir algo diferente. La libertad para

competir respecto a los ferrocarriles significa, por ejemplo, inventar algo, hacer algo, que

sea un desafío a los ferrocarriles y los ponga en una precaria situación competitiva. En los

EEUU la competencia a los ferrocarriles – en la forma de ómnibus, automóviles, camiones

y aviones – causó grandes problemas a los ferrocarriles y los derrotó casi totalmente, en lo

que a transporte de pasajeros se refiere. El desarrollo del capitalismo consiste en que cada

uno tenga el derecho de servir a su cliente mejor y / o más barato. Y este método, este

principio, en un comparativamente corto período de tiempo, ha transformado el mundo

entero. Ha hecho posible un crecimiento en la población mundial sin precedentes.

1 comentario:

Nexofer dijo...

Muy bueno este hombre, sí señor, y con gran visión, sin dejar de lado una visión liberal, que hace que todos tengán una oportunidad si mantienen una mente libre y despojada de formas de hacer ancladas en lo que ya han hecho otros.