25 mayo, 2015

Radiografía del ferrocarril europeo: España 6,4 sobre 10

La consultora The Boston Consulting Group ha publicado recientemente el Railway Performance Index (RPI) correspondiente a 2015 (el primero corresponde a 2012), un informe, aplicado a 25 países europeos, que contiene un indicador sintético cuya metodología se expresa en el cuadro de más abajo.

Metodología

El RPI proporciona una medición integral de los tres componentes críticos del servicio ferroviario: la intensidad de uso, la calidad de servicio y la seguridad. El RPI proporciona información  en estas tres dimensiones citadas, tanto para el tráfico de pasajeros como de carga, al 33% cada una:

La intensidad de uso: Incluye el nivel de demanda y uso del sistema ferroviario, tanto de pasajeros como de mercancías. Ambos índices pesan un 50% cada uno

Calidad de servicio: Recoge las variables de puntualidad de los trenes regionales y larga distancia; el peso en porcentaje de la alta velocidad en el sistema de viajeros y y la tarifa media, en euros, por viaje-km. Cada uno pesa un 25%

Seguridad: Con un peso del 50% cada uno se valoran el nº de accidentes y el nº de muertes por tren-km circulado.

      Variables y subvariables que integran el Índice

exhibit
Fuente: B.C.G. The 2015 European Railway Performance Index

A partir de estas variables se crea el indicador en el que cada variable comprende al menos dos subvariables, dándosele a todas el mismo peso. A continuación se reajustarán los datos para representar una puntuación de cada diez para cada subvariable. Para crear el índice final, se combinan las notas de cada variable y subvariable en función de su peso.

Los países grandes se ven favorecidos con respecto a los países más pequeños debido a la dimensión de calidad de servicio al tener en cuenta el porcentaje de viajeros de alta velocidad. Eso es importante porque es más común en países con redes ferroviarias que cubren largas distancias de viaje de alta velocidad.

Debido a la falta de disponibilidad de datos, Estonia y Grecia fueron excluidos de la RPI.

Los resultados: España, aprobado con luces y sombras

España ocupa la posición 12ª sobre 25, con una puntuación de 5,1 sobre un máximo de 8, que traducida a base 10 suponen 6,4 puntos sobre 10.

Sobre un máximo de 8, España alcanza una muy baja puntuación en la variable de demanda con 0,9 puntos, sólo por delante de Portugal e Irlanda y con la misma puntuación que Bulgaria (0,8, 0,5 y 0,9, respectivamente).

Sin embargo tiene la máxima puntuación, junto con Rumanía, en calidad del servicio con 2,0 puntos, entre otras cosas por el peso del elevado nº de  km de alta velocidad  que tiene España, respecto del resto de países.

En seguridad hace el puesto 9º del total de 25 con 2,0 puntos, por detrás de Dinamarca y Gran Bretaña (2,8), Luxemburgo (2,7), Suiza (2,5), Suecia, Francia, Alemania y Holanda (2,4), Italia (2,1) y con 2,0 puntos España, Finlandia y Noruega.

España está alejada del grupo formado por los primeros seis países, con importante representación de los países nórdicos y los dos colosos ferroviarios europeos, Francia y Alemania, todos ellos con altas puntuaciones en seguridad, sobre todo y se integra en un segundo grupo de países encabezado por Austria, Gran Bretaña, la república Checa, Holanda, Luxemburgo, Italia, Bélgica y Noruega.

El último y tercer grupo se caracteriza por muy bajas puntuaciones en seguridad y está formado mayoritariamente por antiguos países denominados del "este", más Irlanda y Portugal.

           Índice Europeo de Prestaciones Ferroviarias

.exhibit
Fuente: B.C.G. The 2015 European Railway Performance Index

Conclusiones

Como expresan los números, los resultados del ferrocarril español, en este análisis comparativo, son bastante limitados. Las ingentes inversiones realizadas en el ferrocarril de AV, buena parte de ellas con recursos comunitarios, no se han traducido en unas prestaciones que pueda decirse que estén en la vanguardia del tren europeo.

Todo lo contrario, el indicador sintético nos dice que el ferrocarril español, a la altura de 2015 ocupa un modesto duodécimo (12º) lugar, de un total de venticinco (25) países.

Como era de esperar, los números corroboran lo que hace unos días han puesto de manifiesto los análisis de varios autores, publicados por Fedea, así como otros analistas y, por supuesto hace ya años, FTF.

Una muy buena puntuación en la calidad del servicio, debido, entre otros factores a la abultada cantidad de km de vías de AV y una bajísima puntuación correspondiente al bajísimo uso de los recursos ferroviarios por la muy escasa demanda de viajes, es lo que han puesto de manifiesto la inmensa mayoría de los trabajos que hemos recogido en un post anterior y lo que es uno de los principales problemas, sino el principal, de nuestro ferrocarril.

Por otro lado, la valoración de la seguridad que refleja el índice, tampoco es para tirar cohetes. Según nuestra opinión, esta mediocre puntuación que obtiene la variable de la seguridad ferroviaria, no es tanto la falta de recursos para hacerla efectiva, como la desastrosa gestión de la misma y las interferencias políticas en los proyectos ferroviarios.

_______________________

(**) La puntuación de demanda que en base 8 es de 0,9, correspondería a 1,2 puntos en base 10. En calidad del servicio el 2,1 se convierte en 2,7 puntos y en seguridad de 2,0 puntos en base ocho a 2,5 en base 10.

5 comentarios:

Emilio dijo...

No estoy en condiciones de rebatirlo, pero que Francia ocupe el cuarto puesto, da que pensar. Supongo que hacer un pedido de trenes más anchos de lo que cabe entre andenes es algo que suceda todos los días. Al parecer los encargados de la infraestructura utilizan su propio metro para medir. No quiero ni pensar lo que se diría si llega a pasar aquí. ¿Estos son los que nos quieren sustituir en el desierto?
http://www.trenvista.net/noticias/europa/francia/sncf-trenes-demasiado-anchos/

Y si hablamos de seguridad, los alemanes tienen unos borrones en el debe tan grandes o mayores que el de Angrois. Eschede y Emsland.
Que tengan 2.4 frente a 2 de España ..............habrá que decir que llueve, pero a mi me da otra sensación. Ya, ya seque que no me vale nada.

Saludos.
PD - Según fuentes que no podemos revelar, los maquinista alemanes ya han llegado a acuerdo con la empresa el pasado día 21.

Anónimo dijo...

Comparar a Francia con su flota de más de 300 TGV, un país que mueve 4 o 5 veces más volumen de viajeros en alta velocidad no tiene comparación con el país donde en cada licitación y obra se trincan millones del erario público en tramas corruptas. Francia construye sus propios trenes, automotores, locomotoras y trenes de alta velocidad de toda la vida. España hace 4 días que construye bodrios como el 120 y 121 de CAF, por no hablar de los Franskentein de TALGO hechos a capricho electoral.

Anónimo dijo...

Estos informes hechos bajo el amparo de oscuros intereses no me merecen el menor de los respetos. Mucho menos el de Fedea, financiado por las quebradas autopistas de peaje

Anónimo dijo...

Y con Pablo Vázquez como importante colaborador del mismo organismo.

Jesus Peinador Martinez dijo...

Emilio es de los pocos que habla con conocimientos