10 septiembre, 2009

De lo que nadie habla sobre las transferencias de CERCANÍAS a Cataluña


¿A PARTIR DEL 1/01/2011?,
HASTA AHORA SÓLO INTERROGANTES


El próximo 1 de Enero de 2010, la Generalidad de Cataluña sustituirá al Estado en el Contrato Programa vigente entre FOMENTO y RENFE. Ello conlleva que la Generalidad catalana, a partir de esta fecha, se convierte en el nuevo titular del servicio, si bien NO de la infraestructura que seguirá gestionando, de momento, ADIF. Por decirlo de una manera entendible, RENFE Operadora se convierte en la empresa prestadora del servicio, poniendo el personal (maquinistas, interventores, etc ) y los trenes, al igual que venía haciendo con el Estado. Hasta aquí, la cosa no cambia mucho. Donde en el CP decía Estado o FOMENTO, a partir del 1 de Enero de 2010, dirá, ojo, sólo hasta el 1 de Enero de 2011, GENERALIDAD de Calaluña.
Y a partir de aquí, ¿qué?

Pues, pueden ocurrir tres cosas:
1.- Que la Generalidad esté contenta con el servicio prestado por RENFE Operadora y suscriban un nuevo contrato-programa de servicios por un plazo determinado y la situación no cambiaría mucho respecto de la que se desarrolle durante 2010. Durante este año la Generalidad ya habrá colocado a alguno de sus gestores junto a los de RENFE y será quien dicte los objetivos y niveles de calidad del servicio a cumplimentar por RENFE, pudiendo exigir en esa renovación variaciones en el nº de efectivos de personal y otros medios, así como en el coste/precio del servicio.
2.- Que la Generalidad quiera "comprar" Cercanías de Calaluña; es decir, sus activos (trenes, oficinas, etc) y sus empleados e integrarlos como empresa pública dependiente de la la G.C. De momento, a corto plazo, esta posibilidad no es probable, si bien por protagonismo político y megalomanía nacionalista, no sería descartable a medio-largo plazo una operación de este tipo.
3.- Que la Generalidad, por las razones que sean, prefiera contratar a otra operadora y prescinda de los servicios de RENFE Operadora, sustituyéndolos por los de otra empresa, que bien puede ser pública o privada.

Centrémonos en esta última posibilidad. En este caso, se supone que en lo que se refiere al personal entrará en funcionamiento lo que las leyes establecen como sucesión empresarial, tan presente y con cuantiosos ejemplos en el mundo de las llamadas contratas ferroviarias. En ese caso el nuevo prestador habría de subrogarse en el personal de RENFE, si bien, no tendría por qué en los activos de la empresa saliente. Otros nuevos interrogantes se abren en el horizonte.

1.- ¿Aceptará la Generalidad de buen grado la subrogación en la nueva empresa de todo el personal adscrito a las Cercanías de Cataluña?; ¿lo exigirá RENFE Operadora, de acuerdo con el Estatuto de los Trabajadores?; ¿ lo exigirán los Sindicatos, o preferirán éstos que los trabajadores no salgan de RENFE Operadora? Si, tanto unos como otros -Generalidad de Cataluña, RENFE y Sindicatos- no estuviesen por la labor de la subrogación, pierde RENFE Operadora ya que se queda sin una parcela muy importante de su actividad ( demanda e ingresos) -más de la cuarta parte de las Cercanías actuales- y con una parte, también muy importante, de recursos ociosos (personas y trenes) que habría de integrar en el resto de núcleos,en contra de la eficiencia y rentabilidad de éstos. Los españoles habrían de pagar más impuestos para cubrir el mayor déficit ocasionado a Cercanías, que no olvidemos es cubierto por todos los contribuyentes.

2.- ¿Caso de que la Generalidad aceptase una sucesión empresarial, exigirá una limpieza de plantilla previamente al traspaso para aligerar costes?;¿lo hará de motu-propio la Operadora para evitarse conflictos?; ¿lo exigirán los sindicatos, para dar carta blanca a aquellos trabajadores que no quieran la integración y opten por una movilidad hacia otros destinos en el resto de la red?

Todavía nos quedan un buen puñado de interrogantes respecto de los TRENES. Veamos algunos.

1.- Si RENFE sigue siendo la prestataria de los servicios, seguiría conservando su propiedad, ligada, como es lógico, a la prestación de los servicios encomendados. Aparentemente, no problemas.
2.- Tanto si Cercanías de Cataluña se integrasen en la Generalidad, como si se llevase a efecto una sucesión empresarial, con subrogación de personal, los trenes son difíciles de sustituir a corto plazo, por lo que la Generalidad se vería obligada a adquirir o alquilar a RENFE, en el primer caso, la totalidad o casi del parque para dar el servicio y, en el caso de que el nuevo prestador fuese una nueva empresa, pues lo mismo, ya que ningún nuevo operador tendría tiempo ni capacidad financiera para adquirir un parque tan costoso y renovado. La pregunta del millón es: ¿está en la mente de la Generalidad pagar a RENFE al coste del valor neto contable, los trenes y otros activos ligados a la explotación y el servicio?; ¿ o dan por descontado que la transferencia, que en principio FTF entiende que es sólo de LA TITULARIDAD, incluye la donación de inversiones previas y todos los activos? Si así fuese -y toda la pinta tiene de que así va a ser ya que se trata de Cataluña y las servidumbres parlamentarias conocidas- RENFE tendría que apuntarse unas pérdidas equivalentes al valor actualizado de los trenes, pérdidas que engordarían el déficit y tendrían que ser cubiertas por todos los contribuyentes. RENFE no puede, no debe, "comerse trabajadores o trenes, o ambos, para que otra administración del Estado -una autonomía- "ejercite" su plena autonomía, a costa de los demás, duplicando personas y recursos.

OJO, gestores de las transferencias: transferir unas competencias es transferir la titularidad, no, A COSTE CERO, los bienes privativos de una sociedad mercantil que tiene su Cuenta de Pérdidas y Ganancias y cuyos déficits corren a cargo del bolsillo de los contribuyentes. No hagan de jueces y parte y regalen a unos ciudadanos lo que tienen que pagar de su bolsillo otros muchos más. No debe haber transferencias por el morro, cuando otros ya pagaron, con sudor, lo que se transfiere.
Ministro Blanco, toma nota. Estamos dispuestos a explicártelo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Estará en la mente de los políticos y más en la de los catalanes, la intencionalidad de ser justos o más bien la de arrimar el ascua a su sardina, cuanto más mejor? Si Renfe es una empresa que se subvenciona de los Presupuestos Generales del Estado, porque de lo que recauda en taquilla ni de la venta de su patrimonio compensa los gastos de Explotación, quizás ni los pagos de nóminas de sus empleados ni los servicios de los proveedores… Si la Generalitat es el Estado catalán y el presidente de catalunya es el socialista Montilla, que se lleva muy bien con la Caixa y con el presidente Zapatero y viendo como se negocian sus logros políticos, desde este rastrero punto de vista, no se ven motivos de sorpresa: EL GOBIERNO ESTÁ FAVORECIENDO A SUS AMIGOS, Y PAGANDO SUS COMPROMISOS. ¿Dónde se van a colocar todos los politiquillos amigos del partido en el poder? ¿Y los amigos de sus amigos? Al que sea amigo y salga favorecido le irá de puta madre, al que ya no lo sea, le irá de puta pena. Pero este es el gobierno que quiere la mayoría de los españoles ¿de qué nos quejamos?. Derrocamos al anterior, que no lo hacía peor, con un ‘accidente múltiple’ ferroviario y la gente solidariamente voceaba entre otras consignas ‘España no merece un gobierno que mienta’.

Jon dijo...

La "Generalidad de Cataluña" no existe, quizás se estén refiriendo en el texto a la Generalitat de Catalunya (nombre oficial).

Las personas que mantienen en el discurso rémoras del pasado franquista como "Generalidad de Catalunya" y "Vascongadas" hacen que al leer estos términos uno pierda el interés por seguir leyendo el texto en el que están insertos.

Jon dijo...

Por otro lado, expresiones como "megalomanía nacionalista" lo único que ponen de relieve es el nacionalismo (en este caso nacionalismo español) de quien escribe el texto.

Al final no se sabe bien porH o por B, en todos los textos de esta página no se hace más que criticar rozando el insulto al gobierno central y a Catalunya y Euskadi.

Hay días que ya no se si he entrado en la web de FTF o en la del Partido Popular...

Anónimo dijo...

Hay veces en las que uno cree que la mayoría de la gente sólo tiene autocomplacencia leyendo, escuchando, viendo... las versiones de la realidad que ellos mismos conciben. Hay personas que bien por ignorancia, bien por rechazar una parte de la historia, bien por un ansia de libertad nunca satisfecha... todo lo que no es de su forma de pensar, lo tildan de franquista o pepero y ofensivo. Y así ‘las vascongadas’ existían antes que Franco y Cataluña, en español, no se escribe con Y griega y sí con Ñ, aunque ahora todo el mundo tenga que llamarlo ‘país vasco’ pues de igual manera, se podría ‘reivindicar’ un país valenciano y un país catalán y un país gallego y un país andaluz y un país reino de taifas...
Ahora que tenemos un amigo en la Casa Blanca, teníamos que darnos más cuenta que allí todos defienden la bandera de los Estados Unidos de América, aunque cada uno quiera mucho a su patria chica y ninguno se atrevería a llevar una camiseta que rezase ‘Cataluña no es España’ o a quemar una bandera nacional, por ejemplo. Aquí hay que defenderlo, más que condenarlo. Que Franco ya murió hace más de 30 años..., que ya está bien de utilizar esos argumentos..., que Cataluña y Vascongadas están llenas de andaluces, de murcianos, de extremeños... españoles pobres en busca de un trabajo y una vida mejor que la que les ofrecía su patria chica...

FTF dijo...

Pues, señor Jon, sentimos discrepar con Ud, una vez más. Como estamos escribiendo en castellano, es decir, en español, pues utilizamos este idioma y decimos Generalidad y no Generalitat, que es dicha palabra en catalán. Las rémoras franquistas que parece observar, son fruto de su imaginación. No otra cosa.
En FTF no somos nacionalistas de nada, ni español, ni vasco, ni gallego, ni catalán. El nacionalismo suele ser una ideología sectaria, turbia, endogámica, ancestral y tribal (de tribu).
Si al abrir nuestro blog ve al PP, pues aconsejamos pida hora al oculista. Puede tener astigmatismo, miopía, cataratas y debe cuidarse.
Un saludo

Escribir bien dijo...

Jon,

Se trata simplemente de escribir bien. Se debe escribir en un idioma no andar mezclándolos.

Al igual que no se debe escribir "En London, la capital de Great Britain, beben cerveza" tampoco se debe escribir "En Catalunya se baila la sardana."

Es muy preocupante cuando el nacionalismo CIEGA tanto que hace que gente como usted vea franquismo cuando tan solo se trata de escribir bien.