12 julio, 2009

Inversiones multimillonarias para atascos cada vez más multitudinarios


¿DÓNDE ESTÁ LA RENTABILIDAD DE LAS INFRAESTRUCTURAS?

Pongamos el caso de Madrid, extensible a otros muchos puntos y accesos a grandes capitales españolas. M-30 -hoy llamada calle 30-, M-45, M-50, M-55, autovías radiales de pago: R-1, R-2, R-3 ... ¿para qué? Todas las mañanas, y creciendo, los atascos para entrar a la capital y, todas las tardes, para salir. Algo falla en la planificación del transporte metropolitano en España porque, a pesar de las cuantías inversiones en infraestructuras rodadas y en Cercanías, la mejora de la movilidad de las urbes y las metrópolis, no despega. Aún con la crisis que nos afecta no se atisba mejora alguna, ni incluso cuando, hace un año, el precio de la gasolina estaba en la estratosfera.
Falla la política tarifaria, falla la comunicación social, falla la planificación y falla la gestión de las propias infraestructuras. FOMENTO y las CCAA deberán plantearse con urgencia qué es lo que está
pasando, antes de invertir a lo tonto y a lo loco, para que las inversiones cumplan su papel que es, en este caso, que los ciudadanos no DES-INVIERTAN tanto tiempo de su existencia y su horario laboral en los atascos de todas las mañanas. Tantos recursos económicos como los de las radiales madrileñas, el soterramiento de la M-30 -obra de un alcalde megalómano- y tantas otras actuaciones más, para nada. O para casi nada. Aquí traemos el gráfico de las IMD´s (intensidades medias diarias) de Madrid donde se puede observar la gravedad del problema. Y así, un día tras otro.


2 comentarios:

Francisco CD dijo...

Se me ocurre como una de las causas la dispersión de competencias, agravado en Madrid (puesto que el ayuntamiento es capaz económicamente).

Para un mismo asunto (la movilidad en la ciudad y alrededores) existe el Ministerio de Fomento, la Comunidad de Madrid y el ayuntamiento. Está claro que hay tráficos muy diferentes (los que circulan por Madrid debido a la red radial española, la movilidad del área de influencia y los desplazamientos urbanos), ¿pero por qué no los gestiona todos una misma autoridad?

Anónimo dijo...

Un gran problema es que Madrid tiene un buen tamaño para las empresas pero es demasiado grande para las personas.

Me explico, para las empresas una ciudad como Madrid aporta una importante concentración de recursos económicos, financieros, profesionales, y un gran número de posibles empleados.

El problema es que esta concentración tiene como resultado colateral que confomre sube la población la gente tiene que desplazarse más para ir al trabajo, al médico, etc. facilitado todo ello por las carreteras, las cercanías, los AVANT subvencionados que permiten que la gente se desplace cada vez más y más kilómetros e invierta una gran parte de su vida en ir y venir del trabajo.

Para las personas y el medio ambiente sería mejor potenciar el crecimiento de las ciudades medias y poner freno al crecimiento de grandes metrópolis como Madrid y Barcelona.