14 marzo, 2009

Político, estudiante, escritor, conferenciante, .... y juez

Las "irregularidades" de un hombre polifacético

Este blog no es un blog sobre política, ni nunca lo ha pretendido. Puede haber tocado tangencialmente la política al asomarse a la sutil frontera de denuncia del poder establecido. Este "post", se iba a titular "los presuntos delitos de un juez", presuntos, todavía hasta que otro juez, ley en mano, dictamine que así son. Pero, de momento, se queda este título en las "irregularidades" -entre comillas- de un hombre polifacético, de vez en cuando, juez.
Por la gravedad de sus actuaciones y el escándalo social que este ciudadano produce, FTF tiene que dejar por una vez el transporte, los negocios y el ferrocarril para denunciar las "irregularidades" de este polifacético ciudadano que flacos favores hace a la justicia. Porque cuando una sociedad deja de confiar en la justicia y sus administradores, el abuso sustituye a la legalidad y la arbitrariadad y la corrupción a la ética. Desconfianza que ya empieza a invadirnos.

"Irregularidad" es percibir y dar la callada por respuesta a dos sueldos, cobrados por conferencias dictadas en USA y sujetos a una reglamentación de incompatibilidad. "Irregularidad" es solicitar un permiso por estudios cuando lo era para todo lo contrario, para ganar dinero. "Irregularidad" es haber solicitado -ya van más de 17 permisos- para dictar conferencias, cuando sus compañeros se dejan todos los días los ojos y cejas en los legajos y no dan abasto para sacar adelante su trabajo jurisdicional. "Irregularidad" es decir que obró de buena fe y que desconocía si iba a cobrar emolumentos, así como la incompatibilidad de los mismos. "Irregularidad" es callar cuando sí lo supo, y su cuantía, y no lo comunicó al CGdPJ, como ordena la ley. "Irregularidad" es ampararse en la buena fe, cuando sabe de sobra, al igual que cualquier estudiante de primer curso de leyes, que la ignorancia de la ley, no exime de su cumplimiento. "Irregularidad" es decir, en tramposa ingenuidad, que cumplió con sus obligaciones legales al declarar estos ingresos al fisco norteamericano y español. Faltaría más "irregularidad", cuando pretende hacernos colar este hecho en su descargo, como si el resto no pagasemos puntualmente unos impuestos harto más gravosos para nuestras flacas haciendas, que las suyas.

"Irregularidad" es dictar unas conferencias en España y solicitar del pagador del evento que le hagan efectivos los sustanciosos emolumentos -250.000 pts por conferencia- en euros contantes y sonantes, es decir, en dinero popularmente llamado "negro", tal y como acreditó hace días un serio y solvente diario económico. "Irregularidad" que clama al cielo no ya en un funcionario sino en un servidor de la justicia que tiene como obligación -el primero- de cumplir y hacer cumplir la ley.

Otra
"irregularidad" más -haya dicho el TS que no era prevaricación- es que haya dictado sentencia favorable y absolutoria a una entidad financiera -BANCO SANTANDER- y su presidente sr BOTÍN, en una causa por denuncia de parte contra esta entidad, una vez producidos los hechos de que esta entidad era la promotora y pagadora de emolumentos en especie a un master de su hija y otros varios por dietas y otras partidas. "Irregularidad" -ésta vez no imputable al polifacético ciudadano sino a la mayoría de los medios de comunicación- es que ante el mandato del TS al CGdPJ para que investigue si aquel debería haberse abstenido en esta causa, la mayoría de medios de comunicación no digan ni pío y den la callada por respuesta a este requerimiento. "Irregularidad" es que éstos callen ominosamente porque dicha entidad les arrima alguna que otra cuña publicitaria sea por tierra, mar o aire, es decir, por radio, prensa o televisión y algún que otro préstamo, que Dios sabe si llegarán a devolver. "Irregularidad" también sería que el CGdPJ se hiciera a andanas en este tema. "Irregularidad" es que a la boda de la hija del referido sr haya asistido el antedicho sr BOTÍN, lo cual muestra de manera evidente que dicho señor debería haberse abstenido en el juicio de los hechos anteriormente citados. Habrán percibido que para nada nos hemos referido a hechos, pasados unos y recientes otros, de índole política y partidista. Los expuestos son suficientes para dar unas pinceladas del susodicho ciudadano al que nos venimos refiriendo, que no es otro que el llamado juez GARZÓN.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Que raro que esta web no esté aún patrocinada en Libertad Digital.

Anónimo dijo...

¿Y quién patrocina y protege a los defensores de jueces corruptos, vengativos y matones, que en cualquier país civilizado estarían en la cárcel?. ¿Quién te patrocina a tí, aparte del PSOE?.

Manos Limpias dijo...

Esta web me parece de lo más objetivo que hay en este país. Ahora está en el poder el PSOE, pues es normal que al que le caiga más crítica es al PSOE.

Es triste que haya tanta gente que tiene definido el mundo por "los suyos" y los "otros" y parte de esa definición es que los suyos son buenos e inocentes... o si hacen algo mal pues bueno, "los otros" lo harian peor. ¿Cuando quedará claro que robar poco no es bueno? Robar, abusar, prevaricar, sea mucho o poco ES MALO. Esa cegera (parcial para unos y total para otros), porque es una triste ceguera, les hace cómplices de los abusos que se cometen.

Lo que hay que hacer es tener tolerancia 0 como este Blog y denunciar y no aceptar no solo las irregularidades de tu oponente sino también las de tu mejor amigo.

Bienvenida sean todas las críticas y denuncias si están fundamentadas.

Felicidades a este Blog por resistir las presiones censuradoras que no soportan que se les recuerde que "los suyos" no tienen las manos limpias.

Anónimo dijo...

Cuando se llega al extremo de insultar a alguien por decir lo que a uno no le gusta oír, se roza la tiranía, si se tiene poder y la estulticia, si es ignorante. Cuando se es capaz de permanecer impasible ante cualquier injusticia, o se es un bruto o un estómago agradecido. Espero que no lleguemos al nivel de represión que en China –excomunista-, al de Cuba…o al de Hitler.

Anónimo dijo...

5 años se os hacen muy largos...

Anónimo dijo...

Larga es la pasta que cobra este sujeto por las "conferencias" que subvenciona una entidad a la que él mismo tiene que juzgar. ¿Juez y parte?. Podredumbre al por mayor.

Tan podrida está la estrella mediática judicial como sus defensores, a los que eso de la división e independencia de poderes les repele, como en su querida Cuba, régimen que anhelan: pasta para el amigo, palo al disconforme y miseria general.