05 julio, 2008

Monopolios:cada vez menos libertad

Tiempo de monopolios


Quizá nunca ha habido libre competencia. Ni la habrá. Nunca existirá el sueño de Adam Smith de una mano sobrevolando los mercados garantizando el libre acceso de todos los agentes económicos a los negocios. Pero ha habido tiempos en que esto, al menos, se intentaba. Para algo que tiene que ver con el libre mercado y la competencia nació en Europa, primero la CECA (la Comunidad Económica del Carbón y del Acero, organismo antecedente de la CEE), el Club de Roma, la CEE y lo que hoy conocemos como la Unión Europea. Por otra parte, USA siempre se ha tenido por paladín del libre comercio y la libre empresa. Pues va a resultar que no. De los carteles victorianos del Reino Unido tomaron nota los norteamericanos del carbón y el acero, al igual que en Europa luego de la II gran guerra. Hoy, que se nos llena la boca, de usar la palabra competitividad, en muy contadas ocasiones se dan las condiciones mínimamente exigidas para poder hablar de libre competencia, de libre mercado.

Estamos en, y vamos abocados a tiempos de monopolio. Aunque exista un comisariado de la competencia en la UE y leyes anti-trust y antimonopolios en casi todos los paises desarrollados. La industria espacial es un monopolio ( la agencia NASA en USA y AESA en la UE), la industria aeronáutica otro ( BOEING en USA y AIRBUS en Europa), el acero (Steel y MITAL). Cuasi-monopolios son las operadoras de telecomunicaciones y telefonía, lo mismo cabe decir de las empresas constructoras de vehículos ferroviarios (no más de media docena), los mayoristas turísticos, la banca comercial (no más de dos gigantes por país), las empresas de comunicación. Y un largo etc. Allí donde dirijamos la vista. Vivimos en un falso decorado de libertad económica, en una competitividad de cartón piedra. Lo malo es que ser grande no es lo más grave sino que los más grandes suelen marcar el campo y las reglas del juego. ¿Hasta dónde llegan las economías de escala y las economías de aglomeración y dónde empiezan las des-economías de lo mismo? Estas son las reglas y quien no quiera jugar con estas reglas, no es que esté abocado a perder. Es que ni juega. En el sector del transporte ferroviario, las mercancías ya han empezado a recorrer esta senda de los monopolios, que nunca se perdió. En el sector de viajeros, el monopolio fue consustancial con la actividad, al menos en Europa. Y mucho nos tememos que, de otra forma, va a seguir siéndolo. Triste panorama.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Distingamos Monopolio de Duopolio. Sin embargo, en ninguno de los ejemplos se da el caso siguiera del Duopolio ya que existen otras empresas/Agencias: China, Embraer y POSCO por citar una mas de cada uno de los tres casos mencionados.

FTF, Foro del Transporte y el Ferrocarril dijo...

Estimado Anónimo,
En FTF por supuesto sabemos distinguir entre mono(1)polio, duo(2)polio y oligo(varios)polio. Claro que existen otras empresas de cada sector en el planeta, pero nos estábamos refiriendo a un ámbito de país. A lo que nos referimos es a la tendencia a la polarización monopolística de los paises y/o grandes regiones. Y ello, creemos, es un hecho constatable. Claro que con Hiberbrola y el resto del oligopolio también compite BARRAS ELÉCTRICAS GALAICO ASTURIANAS,SL.¿Quiere ello decir que ya existe libre competencia por que sobrevive esta operadora?. ¡Ah!, creo que ya ha sido tragada por otra hace años.