26 mayo, 2008

Sobre la crisis económica

Ministro Solbes, ¿Y ahora qué?


Por
José Enrique Villarino Valdivielso
Economista


Ud mismo nos acaba de decir que con la paga electoral de los 400 euros, que sólo una parte de los ciudadanos van a recibir con cuentagotas hasta fin de año, las arcas del Tesoro se van a quedar tiritando. Dicho en román paladino, eso equivale a que no ha mucho más tardar, tendremos déficit presupuestario. ¿Qué nos queda, sr Solbes? Yo se lo digo:


Un año que finalizará con un crecimiento económico que malamente va a llegar al 1% respecto de 2007,si llega, y con decrecimiento –me niego a llamarlo crecimiento negativo- en 2009, contabilizados ambos por el gobierno con unas cifras no veraces, que en próximas fechas aclararemos. Una política económica desde 2004 inane, nada de nada, dejando pasar el tiempo con el viento de popa a favor de obra. Con un sector de la construcción –el sector insignia y corrupto de nuestro crecimiento económico- en caída libre, acompañado de un sector financiero que –bajo el pretexto de unos tipos de interés bajos fijados por el Banco Central- se ha lanzado a rapiñar a cuanto solicitante de hipoteca se les ha puesto por delante. Como las hipotecas no ofrecen riesgos para el sistema bancario, ancha es Castilla. Unos promotores inmobiliarios que ahora pretenden subvenciones a sus negocios cuando han tenido beneficios de tres o más dígitos y un sistema financiero –un amigo mío les denomina “pichas insaciables”-, nacional o no, que reclama –y consigue- protección del Banco Central Europeo y de la Reserva Federal norteamericana para lavar y pagar una crisis de la que su ambición desmedida les ha hecho protagonistas y beneficiarios. Por el contrario, nosotros somos y seremos los paganos. Todo dinero en este planeta sale de las manos de los ciudadanos. Enterémonos de una vez.


La inflación de oferta, ministro Solbes, nos decían en 1º, 2º, 3º, 4º y 5º de la facultad, que descansa en una inflación descontrolada de los precios de la energía, no se combate con tipos de interés altos –ya se que no está en sus manos bajarlos-. Esta prerrogativa de manejar el precio del dinero que hasta el euro tenían los bancos centrales –el de España en nuestro caso- ya no existe. ¿Se ha sentado, ministro, con las petroleras para mitigar sus beneficios, que son de escándalo, así como para dejar de ingresar su ministerio el más del 70% del litro de carburante en concepto de impuestos y devolvernos algo? Ud hizo en 1995 lo mismo que el ministro Solchaga en los 10 años anteriores y contó a su favor con el despertar del mini ciclo bajista 92-96. Ahora lo más que se le entiende es un ronroneo. Es un ministro inane, es decir, que no hace nada. La política económica descansa en hacer políticas económicas, no en dar aguinaldos electorales a fondo perdido. Eso no crea riqueza, no resuelve ninguna crisis.


¿Qué me dice del sector exterior? Somos el país con el mayor déficit exterior sobre el PIB, más del 10%. Lo que quiere decir que importamos más de lo que exportamos, que debemos al exterior más de un 10% de lo que producimos y que estamos financiando nuestro desarrollo con dinero foráneo. Es este el principal problema económico de nuestro país. Vivimos a costa de los demás. Y lo que es peor, no sólo de los de ahora sino de nuestros hijos y nietos ya que nuestra deuda, la que emite el Gobierno por cuenta del Estado para al menos tener liquidez, no es que haya disminuido -sólo en términos relativos ya que somos más a dividir-, ha aumentado y ello es otra hipoteca más para los que vienen detrás. Para arreglar o mitigar, al menos, nuestro saldo negativo con el resto de países ya no tenemos el recurso a la devaluación. También lo hemos dejado en manos de Bruselas, mire por donde.


Sólo le queda, ministro Solbes, el recurso a la política fiscal y ese recurso, con déficit en las cuentas públicas, sólo significa más impuestos para mantener a trancas y barrancas las políticas mínimas de bienestar social. Claro, que aún, como ya se ha sondeado, se le puede ocurrir financiar tanto desaguisado con ese fondo de reserva que tiene la Seguridad Social para acudir cuando vengan mal dadas a retardar 19 meses la quiebra de las pensiones. Este es el panorama.


Ministro, está a un paso del déficit en las cuentas del gobierno – que necesitará financiación adicional-, no está en sus manos ningún recurso de política monetaria para poder devaluar y retocar el déficit exterior porque ahora solamente se devalúa el euro, y no puede manejar los tipos de interés para bajarlos –que sería lo suyo- porque sólo es competente el Banco Central Europeo. Se verá obligado a subir los impuestos y eso es una aberración dada la naturaleza de la crisis que vivimos y además no da votos. Jodido, ministro, jodido. Sacar concursos de obra pública y hasta que los ingresos aguanten. Por lo que se ve no quiere hacer algo. Podría, por ejemplo, reconducir este modelo económico vago y especulativo hacia otro basado en el desarrollo energético, solar y alternativo, invirtiendo en innovación, aunque no inaugure obras a corto plazo. Podría liberalizar sectores que lo están pidiendo a voces. Podría hacer transparentes los mercados de las comunicaciones. Podría diseñar las bases de un nuevo modelo energético, a través de un debate social. Podría aliviar las cargas de las empresas medianas y pequeñas bajando sus costes fiscales y energéticos. Podría plantar cara a los monopolios y trust petroleros y eléctricos. Podría poner el bozal a los despilfarros de las autonomías, a tratar a todos por igual y exigirles austeridad en el gasto. Podría volver la mirada hacia el sector primario y dejarse de hacer reformas consistentes en cambiar los rótulos de los letreros amarillos a las puertas de las dependencias oficiales. Podría preocuparse por la productividad y eficiencia del sector público. Podría dejar de hacer una política basada en un excelente y descarado marketing político, atribuyéndole a su contrincante sus propios defectos, y regenerar la ética de la vida pública para crear confianza económica. Dejar de practicar el trile. Pero esto último más bien le compete a su presidente.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Solo le ha faltado añadir: Vota PP

Anónimo dijo...

Aqui un pequeño desafío
¿Donde esta España?

http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_countries_by_current_account_balance

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo con el primer anónimo. He leido el artículo y no he encontrado afirmaciones de las que se deduzca que su autor es un seguidor del PP.

Me parece empobrecedor que una crítica a las acciones del ministro de turno tenga que provenir por defecto de un seguidor del partido de la oposición. El "estas conmigo o contra mi es muy peligroso" Afortunadamente, hay otras posiblidades:

- ¿Una persona afin al PSOE no puede estar en desacuerdo con Solbes? La crítica interna es muy sana, incluso diría que necesaria.

- Otra posiblidad es que el Señor Villarino fuese un seguidor del PNV, Izquierda Unida, CIU, CC...

- O podría ser que el Sr. Villarino estuviese en desacuerdo con los planteamientos de TODOS los partidos políticos que hay en el congreso.

- etc.

Anónimo dijo...

Yo si lo noto y claramente.

En cualquier caso,yo soy el primero en que estoy de acuerdo con Solbes en unas cosas y en otras no.

En cualquier caso,creo que ha sido un error mantener las elecciones en Marzo.
¿Alguien no piensa lo mismo?

José Enrique Villarino dijo...

Considero un tic poco democrático intentar encasillar siempre bajo unas siglas partidarias a quien ejerce el derecho cívico a la crítica, en este caso de una cuestión muy concreta, la política económica del gobierno. Otra cosa muy distinta son las convicciones políticas de su autor.Asociar una con otras apresuradamente y sin ningún argumento es, cuando menos, un poco arriesgado, diletante e inconsistente. Siempre agradeceré los argumentos contrarios sobre los que expuse. Pero argumentos, no suposiciones ni imputaciones.
La lista de paises ordenados por la cuantía del saldo de su balanza por cuenta corriente se puede ver en esta dirección:
http://en.wikipedia.org/wiki/List_of_countries_by_current_account_balance
Como se puede ver, solamente aventaja en déficit a nuestro país, USA,cosa lógica, ya que de acuerdo con el sistema monetario vigente éste representa la masa de dólares en circulación fuera de los Estados Unidos.
Atentamente
J_Enrique Villarino

Anónimo dijo...

http://www.jesusencinar.com/2008/05/el-estado-no-es.html?cid=116607600#comment-116607600