20 mayo, 2008

De Aliste a Sanabria y la Carballeda zamoranas

Homenaje a un ancestral modo de transporte: la trashumancia


En pleno s.XXI, ¿por qué no? La trashumancia ha sido, ni más ni menos, que el transporte masivo de ganado desde las tierras más meridionales de la península a las más septentrionales donde en los meses veraniegos los pastos naturales todavía podían dar alimento a las cabañas extremeñas, andaluzas y castellanas. Nada menos que con el privilegio del rey sabio, allá por el s. XIII hasta bien entrado el s.XIX, este genuino poder ganadero no pocas veces chocó con los intereses agrarios. La Mesta la organización de defensa de los intereses ganaderos llegó a constituirse en auténtico grupo de presión lleno de privilegios reales como contraprestación a su contribución a las arcas reales y a la nobleza por cuyas tierras discurrían las cañadas, veredas y cordeles. Detrás de los ganaderos, pastores, mayorales, ovejas y mastines fueron costumbres, leyes, conocimiento y arte. Fue, en definitiva, un modo de transporte –aunque como de pequeños decíamos el del coche de S. Fernando, unas veces a pie y otras andando- no por estar basado en la energía pedestre, menos transporte. Hoy lo denominados modo “a pie”. En este caso, a pie y a pata.

No puedo por menos de acordarme en esta ocasión de Suso Garzón, amigo, defensor y guardián de la ganadería trashumante en estos tan difíciles años en que sus carreteras naturales se han visto invadidas por asfalto, urbanizaciones y todo tipo de desmanes y porquería. Antes, consumó la titánica tarea de salvar Monfragüe hasta hacerlo Parque Natural. Y antes, censar los escasos lobos ibéricos que quedaban y antes, espantar los urogallos cuando al sr Fraga Iribarne en sus calendas franquistas se le ocurría ir de cacería por las fragas lucenses y asturianas para “beneficiarse” tan inocente animalito. En estas páginas ya nos hemos referido a sus gestas como uno de los naturalistas pioneros en España y Europa.

Para honrar a este ancestral modo de transporte, todavía sobreviviente, os recomiendo visioneís el vídeo de la trashumancia de los ganaderos de la comarca zamorana de Aliste que recoge el blog de “FORESTMAN” bajo el título “Churreros de Aliste, los últimos nómadas de Iberia”, recogido, a su vez del blog “La tierra que nos parió” del naturalista Luis Dominguez Mencía. Un documento antropológico, sociológico y humano de primera magnitud. Una profesión dura la de pastor trashumante, rodeada de una gran carga de historia y sabiduría, que sería lamentable perder. Estas tareas sí son dignas de subvención, con mayúsculas. Es como ayudar a mantener una catedral, perpetuar un modo singular de entender la vida y la naturaleza. Toda una escuela económica de progreso.


2 comentarios:

CALAiTO dijo...

!! Muy interesante!! ... como cada uno de los artículos que subis y que leo con avidez...

Por mi especial relación personal con Aliste (Zamora), ya había localizado estos contenidos y a su autor, hace algunas semanas y, dado que el enlace al vídeo que has colgado parece que da problemas, os acompaño el mismo vídeo, pero en el enlace a Vídeos-Google, que funciona mejor...

Advierto que hay que armarse de paciencia, pues son 57.36 minutos (150 MB) y tardan en bajar. Aconsejo abrir el enlace y dedicarse a otras cosas hasta que se pueda visonar del tirón.

Por cierto, si algún lector está interesado en conocer de cerca esta original comarca, donde aún puede uno sentirse, verdaderamente, en el pueblo, que no lo dude. Para saber más: WEB DE ALISTE

Atentamente, Antonio E.M.
calait0@hotmail.com

calaito dijo...

(Se me quedó en la memoria el enlace del vídeo... !!)

Documental Los churreros de Aliste