07 septiembre, 2007

Un duopolio extranjero controla el sector en España. ALSA (N.E), AVANZA (N.E), CONTINENTAL (N.E). Ahora, D.H. a punto de zamparse CTSA.

FCC negocia vender su filial de autobuses a Doughty Hanson

EXPANSION.COM
Publicado el 06/09/2007,
por
C. Morán

La operación podría cerrarse en las próximas semanas a un precio que el mercado sitúa por encima de los 100 millones. La venta reduce a la mínima expresión la alianza en España entre la constructora y la multinacional gala.

Click! FCC podría convertirse en la segunda constructora cuyos intereses en el sector del transporte de viajeros por carretera tienen los días contados. Siguiendo la estela de ACS, que antes del verano vendió Continental Auto a National Express (Alsa) por 660 millones, el grupo controlado por Esther Koplowitz y Veolia, socios en esta actividad, negocian la venta de Corporación Española de Transportes (CTSA) a Doughty Hanson, la sociedad de capital riesgo que en 2006 compró el grupo Avanza por unos 600 millones de euros.

La filial está integrada en una sociedad mixta entre FCC y Veolia Transport (Connex). La desinversión está cargada de simbolismo, ya que, de producirse, supondrá poner fin a uno de los últimos vestigios empresariales en Europa que une al grupo español y a la multinacional gala (todavía conservan una alianza en Latinoamérica, a través de la compañía de medioambiente Proactiva).

CTSA ha sido, junto a Alsa, Avanza y Continental, el operador de transporte con mayor vocación industrial. La alianza hispanofrancesa, que actúa en el mercado español a través de CTSA para el transporte en autobús y Detren para los tranvías (esta división no entra en el proceso de venta), revolucionó el mercado en 2001 con la compra de Transportes Portillo por 48 millones de euros, el líder de la Costa del Sol que aporta, aproximadamente el 50% de la facturación y el ebitda de CTSA.

La compañía también realizó esfuerzos para incrementar su cartera en los servicios urbanos. Actualmente, gestiona las ciudades de Mataró, Terrassa, Ávila, Talavera de la Reina, Sanlúcar de Barrameda, Jerez de la Frontera, Marbella, Estepona, Torremolinos y Vila Real (Portugal). CTSA opera, además, la línea interurbana entre Madrid y Almería. La compañía cuenta con uno de los equipos gestores de mayor prestigio en el sector.

La negociación se enmarca en el proceso de reestructuración que sufre el sector desde hace dos años. Alsa, la empresa de la familia Cosmen, fue la primera en dar el primer paso con su integración en el gigante británico National Express, en una operación valorada en unos 670 millones de euros. Le siguió el grupo Avanza y ACS continuó el proceso este año con la venta de Continental, el grupo que la compañía presidida por Florentino Pérez había adquirido en 1999 por 170 millones y vendió a National Express por más del triple.

Según fuentes cercanas a la operación, las conversaciones entre CTSA y Doughty Hanson son todavía incipientes, ya que se iniciaron justo antes de las vacaciones de agosto. Según las estimaciones del mercado, la valoración de las empresas de estas características ronda los diez múltiplos del beneficio bruto de explotación (ebitda) por lo que la venta, si se produce, debería superar con creces los 100 millones de euros.

El consejero delegado de FCC, Rafael Montes, ya anticipó la posibilidad de esta desinversión el pasado junio, cuando en la junta de accionistas del grupo la dejó públicamente abierta. “No lo descartamos”, apuntó.

Mientras que FCC considera no estratégico el transporte de viajeros por carretera, Doughty Hanson se encuentra en el proceso contrario. A través del grupo Avanza, el grupo británico se ha marcado como meta convertirse en líder del sector. Lo intentó este año en la subasta abierta para la compra de Continental, pero Alsa le ganó esa partida. En el mercado, dan por seguro que, en los próximos meses, se producirán más movimientos corporativos, sobre todo, entre las empresas del Consorcio de Transportes de Madrid.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Pasará lo mismo con el sector ferroviario? DB ya ha entrado en España....

trenfutur dijo...

La moderación de los beneficios financieros e immobiliarios debe ir acompañada de un mejor reparto de la renta disponible.
¿Será possible dar con una fórmula económica que permita crecimiento sólido sin explotación salvaje?.