27 mayo, 2015

Renfe rotula sus trenes de Cercanías en esperanto

Image result for esperantoPor no decir en ñaca ñaca. Hay que hacer verdaderos esfuerzos, siendo nativo, para descifrar lo que dicen los teleindicadores de la mayor parte de los trenes de Cercanías. Qué decir para una persona extranjera que nos visite. Cuando confronta lo que dicen los teleindicadores ferroviarios con lo que dicen sus guías, adquiridas aquí o allá en sus tierras de origen.

Lo que ocurre es que cuando se pensaron y se construyeron los trenes, a los constructores y a los responsables de Renfe de la recepción y seguimiento de cómo se hacían los trenes y las prestaciones que deberían tener, a los unos y a los otros les importó un pimiento si los teleindicadores tenían la capacidad suficiente para poder reproducir dignamente un idioma, afortunadamente, universal.

Como en casi todo lo ferroviario, a la gran mayoría  -hay también bastantes excepciones muy loables-  de los ferroviarios los viajeros les han importado un pito. En una especie de endogamia mental los ferroviarios nos lo hemos pasado muy bien jugando a los trenecitos, hablando en críptico, usando palabras que el común de los mortales no usa ni entiende, resolviendo sus propios acertijos y, en definitiva, a años luz de las necesidades de los viajeros. Y después, si los viajeros quieren, pues se suben y si no, pues no. Y si no quieren usar los trenes, pues no pasa nada, porque los ferroviarios íbamos, y van, a seguir cobrando su salario y los políticos, más.

Y las cosas a la altura del siglo XXI siguen igual. Rotulaciones de la siguiente guisa:

"VILLAL-RECOL"

"RECOL- GUADALA"

"VILLAL-CERCE"

etc, etc

Da lo mismo que se trate de la rotulación en los frontales o laterales de los trenes, como en el interior de los coches o, incluso, en las estaciones. Ñaca, ñaca. No hay quien se aclare, salvo que uno sea de la localidad de que se trate y se conozca los pueblos y las paradas desde que era pequeñito.

Eso sí, no somos capaces de expresar en cristiano los nombres de las estaciones y las paradas, pero somos tan progres que nos lanzamos a dar los mensajes en inglés, venga o no venga a cuento y sin ser capaces de que se entiendan los mensajes en español. Esto, se quiera decir como se quiera, es una solemne catetez.

Quien esto les escribe, se tomó la molestia hace años de redactar, junto con otros compañeros, una lista de prestaciones que debían tener en cuenta los diseñadores y los constructores del tren Civia que creíamos útiles para los viajeros, para mejorar en comodidad, ergonomía, facilidad de limpieza, accesibilidad, luz, etc lo que venían ofreciendo las series 446 y 447. Pues, nada o casi nada de lo que pusimos negro sobre blanco fue tenido en cuenta.

Hemos escrito ríos de tinta poniendo de manifiesto la necesidad de mejorar la información a los viajeros en todos los ámbitos. Antes del viaje, en el viaje, después del viaje, en Internet, en las estaciones, en el tren, etc, etc. Pues, no. En nada o muy poco se ha avanzado en este tema. Los teleindicadores no tienen espacios suficientes, ni se se cambian o se sustituyen éstos por paneles dinámicos. Todo es complejo, cualquier propuesta es siempre inviable, siempre con el no por delante, siempre la resignación, siempre la imposibilidad de cualquier cambio. Todo bien endogámico, empezando por los propios empleados, para que nada cambie. Endogámicas también las ideas.

Debe haber veinte mil soluciones para arreglar ya el ñaca ñaca de los teleindicadores de Cercanías y sus trenes. Háganse ya y desháganse ya las torpezas incurridas hace años. Para dejar de ser el hazme reir de propios y extraños y hablar y comunicar en español legible y entendible. De una puñ***ra vez.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Los maquinistas de esos trenes de cercanías ganan sus 3000 € limpios al mes y eso es proclive al cultivo del pasotismo y la inconciencia. Pero los verdaderos culpables de éste y otros ridículos, rotulaciones, decoraciones del material, diseño,seguridad, etc, están más arriba.

Emilio dijo...

Que tendrá que ver el tocino con la velocidad. Si no le hicieron ni puto (perdón por la expresión pero hay cosas que solo se pueden decir de una forma) caso a FTF, que no estaba precisamente en la base de la pirámide, a un maquinista supongo que si se le ocurre mentar el tema, le dirán: Dedíquese usted a lo suyo, que para pensar ya estamos nosotros ¿estoy en lo cierto o no, FTF?
Por lo que a mi me cuentan, no solo no le harían ni caso, sino que se le consideraría un elemento a vigilar por meterse donde no le llaman.

Saludos

Jesus Peinador Martinez dijo...

Una vez mas, de acuerdo con Emilio.
En España, hay demasiados listos, que todo lo saben

Anónimo dijo...

Los empleados poco tienen que hacer en estas cosas, además tal y como dicen los anteriores foreros, ganar 3000 o 3500 no impide que si algún maquinista se sale del tiesto (siempre que no sea un protegido sindical) se le buscan las cosquillas o se le expedienta y punto. Es cierto que en muchos temas les interesa simplemente mirar a otro lado y proteger el bolsillo sin ver más allá, pero mucho me temo que ese tipo de disimulos están próximos a su fin puesto que de todos los recortes y medidas laborales que se avecinan, alguna les tocará sin duda. Y de acuerdo con el anterior anónimo que dice que los verdaderos responsables de la ruina del ferrocarril están más arriba.

Anónimo dijo...

Hay teleindicadores que directamente no funcionan, ni dentro ni fuera del Civia, o
se quedan clavados en un destino y no se pueden cambiar.
En otras unidades los teleindicadores exteriores no se ven con luz diurna, solamente en estaciones soterradas.
Otras unidades no llevan en la memoria todos los trayectos... y dicen ustedes que al maquinista se la sopla, más bien será que lo sufre por deficiencias en el diseño y/o mantenimiento.

Volvemos al tema de siempre, la culpa del maquinista, el que contrata el material, el que diseña y las empresas que mantienen no tienen nada que ver.

Anónimo dijo...

Cuando las Cercanías salgan a concesión, veremos si estos detalles de cartelería siguen reflejando la ineptitud que profesa renfe o la eficiencia en la gestión y en el servicio al cliente en manos privadas.

Anónimo dijo...

El sueldo de los maquinistas es irrelevante aquí. Todos sabemos que permanecerán intocables en el sueldo mientras se implanten las medidas que aseguren el reparto y privatización de lo que fué la RENFE PÚBLICA. Una vez que hayan asegurado reducciones de plantilla, recortes, EREs, concesiones y liberalizaciones en viajeros, les tocará el turno a esos que cobran tresmil y más. Mientras tanto, es importante tenerlos tranquilos para que no fastidien esa labor con huelgas o paros parciales.

Anónimo dijo...

El texto de las rotulaciones no depende de los maquinistas. Son empresas auxiliares de mantenimiento las que programan los trayectos en el anunciador de estaciones.
De seguir por este camino de externalización de actividades y falta de conocimiento la operación ferroviaria será ingobernable y, lo que es peor, no habrá a quien pedir responsabilidades

Anónimo dijo...

Ahora con Podemos y Guayemos, se rotularán en árabe y arameo, menos en español, en cualquier idioma, por internacionalizarnos, vamos

Anónimo dijo...

Hombre, lo que está claro es que peor que estos golfos del pepesoe es imposible hacerlo. Entiendo que son los mismos golfos que untan a los sindicatos para que todos sus planes de recortes y privatizaciones se hagan con la máquina engrasada y sin fricciones sociales. Qué penita cómo van a dejar al ferrocarril y a la mayoría de usuarios.